Eficiencia


Volver Volver al listado de indicadores

2.2. Gasto sanitario público "Gastos en administración general" sobre el gasto sanitario público. Andalucía, España e Internacional, 2008.

2.2. Gasto sanitario público Gastos en administración general sobre el gasto sanitario público. Andalucía, España e Internacional, 2008


Fuente:

Cuenta Satélite del Gasto Sanitario Público – Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad
Contabilidad Regional de España - INE
OCDE

Descargar datos:

Descargar datos

Los gastos derivados de todas aquellas actividades de la administración sanitaria de planificación, dirección, administración, coordinación y control de los medios materiales y humanos tanto a nivel central como por sus organismos dependientes conforman los gastos de administración general. Esta perspectiva de análisis del gasto sanitario público señala algunos rasgos característicos de los diferentes sistemas sanitarios. Con carácter general se observa un menor peso relativo de los gastos de administración en sistemas de atención con esquemas de atención sanitaria organizados bajo la configuración de sistemas nacionales de salud (modelo Beveridge), que organizados bajo otra configuración.


Como se observa en el Gráfico 2.2 el bajo peso relativo que representa este concepto en el gasto sanitario público de Andalucía (0,9%) y de España (2%) en el año 2008 en comparación con el de los diferentes países, permite valorar los niveles de eficiencia relacionados con la organización y la gestión de los servicios sanitarios públicos en nuestro sistema sanitario.


Los gastos administrativos tienden a ser más altos además en la mayoría de los países que dependen de los mecanismos de mercado y de los seguros privados –con o sin financiación pública- para desarrollar sus servicios sanitarios y su aseguramiento público, gastos registrados casi tres veces superior al de España y el de Andalucía. Un paradigma muy representativo es Estados Unidos cuyo gasto sanitario administrativo supera el 6% del gasto sanitario. Por el contrario, es más bajo en los países que dependen más de las regulaciones y proveedores públicos, quienes tienden a gastar menos en administración, como Suecia -que gasta comparativamente solo un 1,7-, con un sistema sanitario también descentralizado como el de Andalucía. Esto es muy importante desde el punto de la eficiencia global: primero porque nuestro sistema sanitario destina a burocracia bastante menos de lo que se suele decir y segundo porque lo que no se destina a burocracia, se destina a la atención clínica y sanitaria directa.


Volver Volver al listado de indicadores