Equidad


Volver Volver al listado de indicadores

1.2.a. Utilización de la última consulta médica. Andalucía y España según nivel de ingresos, 2006.

1.2.a. Utilización de la última consulta médica. Andalucía y España según nivel de ingresos, 2006.

Fuente:

Encuesta Nacional de Salud 2006 - Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Descargar datos:

Descargar datos

El Gráfico 1.2.a recoge una comparativa de los datos que ofrece la Encuesta Nacional de Salud (ENS) de 2006 sobre la utilización que hace la ciudadanía de la consulta médica, en función de su nivel de ingresos.


Ante la pregunta: "¿Cuánto tiempo hace que realizó una consulta médica por última vez?", tanto el conjunto de la población española como la andaluza mostraron un patrón de utilización similar, observándose que a medida que disminuía el nivel de ingresos, se incrementaba el número de personas que demandaron consulta médica en las últimas 4 semanas. Por el contrario, las personas con mayor nivel de ingresos acudieron en menor proporción a la consulta en este periodo. Así, en el año 2006 el 47,8% de los andaluces con ingresos mensuales menores o iguales a 900€ realizaron una consulta médica en las 4 últimas semanas, frente al 33,2% de la población con ingresos mayores a 1.800€.


Estos datos pueden guardar relación con la percepción del estado de salud de la población según su nivel de ingresos (información también facilitada por la ENS), distanciándose la demanda de asistencia sanitaria en consulta médica en aquellas personas con mayores recursos económicos y, a su vez, mejor autopercepción de su estado de salud. En este sentido, sólo el 4,9% de la población andaluza con ingresos mayores de 1.800€ perciben como malo o muy malo su estado de salud, realizando el 21,6% de esta población su última consulta médica hace más de un año. Por el contrario, el porcentaje de andaluces que perciben como malo o muy malo su estado de salud se eleva al 16,7% entre aquellos con ingresos menores o iguales a 900€, reduciéndose a un 13,3% la población que realizó su última consulta médica hace más de un año.


Igualmente, desde el punto de vista de la equidad en el acceso, los datos reflejan que el nivel de ingresos no es una variable que afecte a la accesibilidad a la atención médica en consultas. La utilización de la consulta médica no está restringida por el nivel de ingresos de la persona. Un bajo nivel de ingresos no supone una dificultad para el acceso, en un sistema sanitario configurado por la universalidad y gratuidad en el momento del acceso. Ni, como se observa, no supone una menor frecuencia de visitas a la consulta médica dificultada por un menor nivel de renta del paciente.


Volver Volver al listado de indicadores